16.4.08

La historia detrás de un brit

No suelo contar cosas que me hayan pasado a mí pero lo que me pasó hace un tiempo confirma que el mundo no está a la deriva sino que, por el contrario, hay un Capitán al mando del barco.

En octubre del 2006 viajé a Eretz Israel para estudiar en una Ieshivá. Tres meses me parecía mucho tiempo y no estaba seguro de poder aguantar una estadía tan larga. Mi familia me decía que iba a ser difícil estar sin mí tanto tiempo y a mí se me hacía más difícil tomar la decisión de viajar por tres meses.

Al final decidí viajar y cumplir un objetivo que venía postergando. La primera semana fue, digamos, de adaptación. Hacía 8 años que yo no compartía mi cuarto con otra persona. Me tuve que acostumbrar a que las reglas son distintas cuando estoy sólo que cuando estoy con gente. Rápidamente me integré al estudio, a mis compañeros de pieza, a la comida y a la cama nueva.

Después de un mes en Israel me encontraba muy cómodo y contento. Finalmente, estaba adaptado. Fue entonces cuando descubrí que quería quedarme más tiempo. La fecha del pasaje de vuelta volvía a ser una preocupación. Antes, porque eran muchos días, ahora porque sentía que eran pocos. El problema era que yo ya había fijado mi fecha límite de regreso con mi familia para fines de enero.

A partir de finales de noviembre la misma escena se repetía casi todas las semanas cuando hablaba con mi familia: yo pedía que me dieran permiso para "estirar" el pasaje pero ellos me pedían que volviera en fecha. Que sí, que no, que sí, que no, hasta que al final me dijeron: "está bien, pero no más de 20 días más”. No lo pude hacer más largo porque me presentaron un argumento irrefutable: acordate que vas a ser tío de un varón –me dijeron- y no te podés perder el brit milá.

La esposa de mi hermano estaba esperando familia para el 27 de febrero. Todo cerraba para llegar justo para el brit. Pero como dice el dicho: "El hombre propone y D-s Dispone". Ir a la agencia de viajes a cambiar mi ticket creí que iba a ser un simple trámite pero ahí me enteré que no había pasajes hasta el 8 de marzo. ¿Qué? ¿8 de marzo? ¿Con qué cara llego un día después del brit milá? Me anoté en lista de espera y pedí que me buscaran una fecha para salir cerca del 20 de febrero.

Cuando le conté las novedades a mi familia no hacía falta ser profeta para saber cuáles serían las respuestas desde Buenos Aires. ¿Entonces no vas a venir al brit milá de tu sobrino? ¡Al final es verdad lo que dicen de los religiosos! ¡Estás separándote de la familia! ¡No te importa nada! ¡Ni tus hermanos, ni tus padres, sólo te importa la religión! ¡Hay que mirar al futuro, basta del Viejo Testamento! ¡No estamos en la edad Media! Me dijeron eso y algunas cosas más, todas parecidas También hablé con mi hermano y, como era de esperar, tampoco le gustó mucho mi propuesta de llegar el 8 de marzo.

Durante enero llamé todos los días a la agencia y a los familiares que tenía en Israel para que me ayudaran pero no encontré ningún vuelo para mediados de febrero. Y tampoco quería volver a fines de enero. Aún sentía que tenía mucho más por aprender en la Ieshiva y que si me iba el viaje quedaría incompleto.

Hablé mucho con los Rabanim para que me asesoraran en esta situación. Finalmente, pude cambiar la fecha de regreso para el 6 de marzo. Así, arribaría a Buenos Aires el 7, justo a tiempo para el brit milá. Tuve una nueva conversación telefónica con mis padres quienes, entre lágrimas (no sé si de alegría o de tristeza), accedieron al cambio de vuelo.

Una vez que había resuelto ese tema, dos tefilot comenzaron a tomar más fuerza en mí. La primera era que el bebe naciera sin problemas, con salud, sin riesgos tanto para él como para la madre. Y la segunda era para que tuviéramos shalom bait (paz dentro del hogar) en mi casa. Yo estaba agradecido con mis padres por permitirme viajar y por dejarme extender el viaje y no quería decepcionarlos.

Hashem es el que dispone todo lo que pasa en el mundo que Él creó. Mi cuñada dio a luz a un hermoso bebito el día 21 de febrero. Me alegré mucho realmente, porque uno de mis pedidos había sido respondido. Pero esta noticia me dejaba en una situación incómoda. Mi segundo pedido era imposible que se cumpliera. Ahora no iba a llegar en fecha para el brit. Desde Jerusalem sólo imaginaba lo peor al llegar a Buenos Aires: la familia enojada, quejas y caras largas.

Pero aprendí que de algo que no parece bueno a nuestros ojos, no hay que apresurarse para sacar conclusiones. El bebé, durante sus primeros días estuvo un poco amarillo, con bilirrubina alta. Algo bastante frecuente entre los bebés. El Mohel lo revisó y dijo que el brit así no se podía realizar. Había que esperar a que se llegara a un determinado nivel y se volverían a contar 8 días cuando el nivel empezara a bajar.

Los días fueron pasando y todo se retrasó hasta el 7 de marzo, el día en que arribaba de vuelta a Buenos Aires. El brit milá se programó para la mañana, un rato después de que pisara suelo argentino. Gracias a D-s, aterrizamos a las 7:30 am, el brit era a las 9:00 am. Otra vez, números redondos. Mi hermano mayor me había ido a recibir a Ezeiza. Cuando lo vi, me dice: " Tuviste suerte. Hasta ayer a la noche todos los vuelos aterrizaban en Córdoba, por un desperfecto técnico".

Ese día, en casa, sólo hubo felicidad. Felicidad por la simjá del brit y por mi retorno (después de todo) a tiempo. El Mundo siempre tiene un Conductor aunque a veces no podamos reconocer el camino que toma. Al final, Baruj Hashem, pude llegar al brit, sin descuidar mi estudio en Eretz Israel. Y, justamente, son el estudio de Torá y el brit milá dos de las razones más importantes que nos mantienen vivos como pueblo y que nos hicieron llegar a este momento.

Nico Sabbagh

1 comentario:

Ester dijo...

Nico: Que hermoso tu articulo!!
No tiene desperdicio. Te felicito por la forma que lo relatas, y ademas, me re emociono comprobar una vez mas, que Bore Olam maneja las cosas a su entera voluntad.
Simplemente somos titeres, y solo tenemos que hacer lo que nos corresponde y entregarnos a Su voluntad.
Realmente me alegro que del "shamain" hayan querido que estes en el Brit mila de tu sobrino!!!!!