10.5.09

Mi primer Shabat

BS'D
No recuerdo cómo fue la invitación pero, tarde o temprano, el Rabino con el que estudiás te invita a su casa en shabat. Es algo que sucede. Era un viernes a la noche en un horario demasiado temprano para una cena. Los religiosos comen a la misma hora que en Estados Unidos, pensé. Tenía que ir directo desde mi trabajo e incluso así no llegaba a pasar por el Templo. Así que fui directo a la casa del Rab. Mi contacto con judíos ortodoxos hasta ese momento era nulo. Temía sentirme incómodo presenciando una serie de ritos que desconocía. Una amiga me recomendó que pensara que estaba en una película. Así que ahí estaba yo, haciendo de Harrison Ford en “Testigo en peligro” teniendo que pasar una noche con gente que viste de negro y no enciende luces en shabat. Todo lo que sabía de shabat en esa época era que no se podían prender luces, viajar ni tocar plata. Planteado así, me sonaba bastante absurdo. No sabía cuan estricto sería el Rab con estas cuestiones y me preguntaba si en el siglo XXI seguiría existiendo gente que cumplía con estas costumbres.
Llegué con mi bolso, un morral que había comprado en un reciente viaje a Jujuy.

Leer el artículo completo



Entre otras cosas, no sabía bien qué quería decir que no se podía cargar. El Rab me ofreció dejarlo en uno de los cuartos. Primero me dijeron que tenía que hacer el lavado de manos. Uno de los invitados me ayudó a decir la brajá que yo repetía palabra por palabra. Nos sentamos a la mesa a comer. Éramos una pareja que se estaba por casar, el hermano del novio, una señora de unos 70 años, el Rab, su esposa, sus 9 hijos y yo. La mesa estaba bien servida. Mientras comíamos también se conversaba. No recuerdo todo lo que se habló ese día. Alguien preguntó sobre el motivo del Holocausto y el Rab dio una respuesta acorde al contexto. Yo me limitaba a escuchar. Todo el tiempo temía decir o hacer algo inapropiado. Quería participar en la conversación a toda costa. Esto es algo que sabe cualquier tímido: si no hablaste al principio cada vez se te hace más difícil abrir la boca. Y, de pronto, el Rab empezó a cantar. Nadie me lo había advertido. Yo no estaba preparado para eso. No sabía qué actitud debía tomar. ¿Escucharlo? ¿Llevar el ritmo con la mano sobre la mesa? ¿Aplaudir? ¿Cantar? Pero si no conocía la canción. Me sentía incómodo. Quería que el momento de las canciones pasara pronto y siguiéramos comiendo. Alguien me alcanzó un pequeño libro en hebreo. Allí estaban las letras de los temas. Yo no sabía hebreo así que me concentré en mirar la forma de las letras. Había palabras cortas y palabras más largas. Como en cualquier idioma.
Una vez que terminaron de cantar seguimos comiendo. Se habló de la inseguridad y de los asaltos en los cajeros automáticos. Ahí fue cuando encontré la oportunidad de decir algo: sí, dije, te roban a las 12 menos 1 porque a las 12 te vuelven a habilitar el monto diario. No sé de dónde saqué ese dato. Lo más probable es que lo hubiera inventado. Pero, en forma un poco forzada, había logrado meterme en la conversación. En seguida me refutaron, yo asentí con la cabeza, y se empezó a hablar de otra cosa.
Si uno no los contaba no se podía advertir que en la mesa había 9 hermanos. Y que la mayoría eran varones. Siempre que escuchaba que los religiosos tenían 10, 11 hijos me imaginaba una situación ingobernable. Una revolución infantil que había arrasado con todo el departamento y disfrutaba su victoria colgándose del techo y haciendo guerras de comida. La otra opción era la rigidez militar. Una disciplina impartida con rigor había conseguido domar a esos niños que permanecían mudos, sin moverse de sus sillas durante todo el tiempo que duraba la comida. La casa no era ninguna de las dos cosas. Había cierta naturalidad en los movimientos. Es decir, ellos estaban acostumbrados a ser 9 hermanos. Uno de los chicos se tiró a dormir en el sillón en medio de la cena. Otros 2 charlaban entre ellos. Uno intentaba captar la atención del padre con preguntas. No sé explicarlo mejor pero lo que yo vi es que había orden y fluidez.
La cena terminó y sirvieron el postre. Al principio creí que nunca iba a lograrlo pero a esa altura ya estaba más relajado. Una vez que terminamos de comer nos dieron un pequeño libro para rezar el agradecimiento para después de las comidas. Volví a mi actitud de mirar las palabras en hebreo. Había escuchado que la Cábala se basa en el valor numérico de las letras y en palabras que se repiten en distintos contextos para encontrar nuevos significados. Cuando el Rab pasó a retirar los libros le pregunté por qué una palabra se repetía en otro lugar. El Rab hizo un gesto de asentimiento y tomó el libro. Me había puesto a buscar los códigos secretos de la Biblia en lo que, luego me enteraría, era el Bircát Hamazón.
Fui a buscar mi bolso y el Rab me acompañó hasta la puerta. No salí de allí pensando que quería hacerme religioso (¿qué es hacerse religioso?). Tampoco me fui pensando en no volver nunca más. No creo que uno tome decisiones tan extremas. Seguí estudiando. Volví a ir varias veces más a la casa del Rab. Conocí otras casas. Shabat me empezó a gustar y con mi esposa (mi novia en ese momento) decidimos que el sábado se transforme en shabat. Recibimos gente, no andamos en auto ni prendemos la luz, decimos el bircát hamazón y, si bien mi hebreo sigue siendo muy rudimentario, si los invitados me encuentran inspirado hay una canción de shabat que suelo tararear. Pero no voy a decir cuál. Tienen que venir a casa.

Leandro Katz

12 comentarios:

penelope glamour dijo...

Que Sincero y que autentico este relato.
Creo que la mayoría de nosotros paso por estas situaciones en las que no sabes que hacer, que decir, que leer!!!
Yo un día, fue a cenar a lo de una amiga religiosa y para no llevar cartera me metí cientos de cosas en los bolsillos de mi abrigo, pensando que todos hacían eso!!!!! No saben lo que me pesaba el abrigo.
Cuando llegue a la casa de mi amiga le dije “ mira que bien no traigo cartera, me puse todo en los bolsillos!!!!!”

mariposa azul dijo...

Recuerdo la primera vez que fui a pasar un shabat al 1/2dia en la casa de una flia ortodoxa con mis hnos!Yo no entendía nada! por las dudas no me movía de la mesa y me quedaba callada!. Cuando se lavaban las manos yo decia: -yo última!y miraba a todos para imitarlos! Creo que mis nervios fueron los mismos que sentí cuando expuse mi primer clase para 100 personas en la facultad.O cuando rendí los trimestrales de FIOCAAAAA!

mariposa azul dijo...

Otra que me mandé fue que me pasaron la copa del KIDUSH y dije gracias antes de tomar!!!jaja.
Esa era un clásico.
Para los que no entienden,luego de la bendición sobre el vino todos hacen silencio hasta después de provarlo!

marina j. dijo...

Por favor pedile al Rab. la receta para domar a sus 9 hijos! Yo no puedo lograr que los 2 míos se queden sentados durante toda la cena ni una vez. Si la solución es tener 9 hijos, mejor olvidate de la pregunta, ni pienso probar...Je.
Leo, me encanta este blog, aprendo un montón de cosas!!!

Anónimo dijo...

muy bueno lo que contas... yo la primera vez que fui a lo de un Rab sabia que no se podian hacer muchas cosas, y cuando fui al baño a hacer pis no habian tirado la cadena (se ve que habia ido algun chiquito antes que yo) entonces yo dude, y la verdad pense que tampoco se podia tirar la cadena, no sabia que hacer... ya no me acuerdo que hice, pero la sensacion fue esa, de no saber que hacer...
muy bueno el blog!!!

jamorasa dijo...

una pareja amiga(de treinta y pico) se me acercó y me preguntó:
-¿¿¡En Shabat se puede cerrar la puerta del cuarto con llave!??Yo no la cerre por respeto a la casa donde fuimos, con mi marido no sabiamos qué hacer porque pensamos que dar vuelta la llave quizá no se podía!!!.

JAJAJAJAJAJJA
UN BLUPPER TOTAAALL!

Anónimo dijo...

La experiencia de ir a la casa de gente "ortodoxa" a pasar Shabat es super movilizante, ver que todos los prejuicios que uno tenia se van desarmando y quedando sin sentido....
prueben pasar aunque sea un shabat y despues hablamos...

missshona dijo...

Shabbat is difficult at first, but keep at it - it becomes like second nature! It will really, really help you when you start to find other Sabbath observant Jews. That's how I started out and it felt very "safe". I would just do what they do, and if I had a question, then they were right there...

My Spanish is only like 25%, so I'm sorry my reply is in English. I think your blog is great though!

isca dijo...

Lo que vive un baal teshuva sólo lo entiende otro...me encanta esta idea de un lugar asi. felicidades

Nico S. dijo...

MUY BUENO el relato...y es cierto que lo que vive un baal teshuva solo lo entiende otro, pero gracias a este espacio, otros que no estan en esto, pueden entender un poco mas
muy bueno
que tengan bsd en todo!

admiradora del blog dijo...

Leo Katz: me encanto tu experiencia en lo del Rab. Estoy sola en casa, y aunque no soy de facil carcajadas, me escuche riendo varias veces al leerte.
Todos estabamos nerviosos al visitar por primera vez a un Rabino en su casa. Supongo que es porque todos somos requete prejuiciosos a los "religiosos".
Yo ya perdi el prejuicio. Mas de una vez me emcuentro a mi misma diciendo de mi: ahora que soy religiosa........jaja.......en realidad me falta tanto......
Lo importante es que escucho y no me escapo, y BH logramos, mi familia y yo, cambiar un monton de cosas ....... y tengan seguridad que todo fue para bien.

Ari dijo...

no se te ocurrió prender la luz, o prender un cigarrillito para amenizar la cena, o contestar el celu en el medio de las canciones!!!!!
que lindo, que lindas epocas, todo desconocido, todo injenuo! Y un comentario tipo Dany, me alcanzas la sal?
Siga dandole para adelante, no pare, usted es un grande!!!!!