25.11.08

¿Tus hijos van a poder elegir?

BS'D
Uno de los miedos más grandes para nuestros familiares cuando uno se empieza a acercar a la Torá es si nuestros hijos van a tener la posibilidad de elegir libremente.

La respuesta es No. No van a poder elegir libremente.

Porque hay cosas que los hijos eligen y hay cosas que no.
Eligen qué remera ponerse, qué golosina quieren comer o el osito para irse a dormir.
Pero no eligen el barrio en el que viven, el colegio al que los mandan, el club al que van, los amigos (son una consecuencia del barrio, el colegio y el club), el tipo de comida que hay en la casa, ir al dentista, darse vacunas, los padres que tienen y el tipo de educación que van a recibir.

Leer el artículo completo


Los hijos en edad escolar no toman ninguna decisión de peso. Eso es absoluta responsabilidad de los padres. Y eso pasa en cualquier casa. Judías, católicas o ateas.
Sólo cuando ellos crezca y se empiecen a independizar tomarán sus propias decisiones.
Obviamente que esas decisiones van a estar muy influenciadas por la educación que recibieron de chicos.
Pero es así como funciona la relación padre/hijo.

Padres vegetarianos le van a enseñar a sus hijos las virtudes de comer frutas, verduras y legumbre y las desventajas de comer carne, porque ellos creen que es la mejor alimentación que les pueden dar.
Los padres siempre queremos lo mejor para nuestros hijos y estamos dispuestos a hacer todo lo que está a nuestro alcance para criarlos según lo que creemos que está bien.

Los padres no somos unos déspotas que queremos imponer a nuestros hijos costumbres arcaicas que los alejen del mundo moderno.
Todos los padres queremos tener hijos felices, sanos y que puedan elegir libremente.
Y así como nuestros padres nos dieron todo lo necesario para lograr estos objetivos, así nosotros también estamos en el camino de darle a nuestros hijos lo que pensamos que es lo mejor para ellos.

Para nosotros la Torá y las Mitzvot no son una carga sino herramientas para perfeccionarnos.
Comprobamos que la Torá es para el día de hoy, que sus Mitzvot ayudan al hombre a elegir bien y que, en lugar de coartarlo, lo elevan.
Una persona que logra dominar sus pasiones es una persona libre. Sus decisiones dependen de sus pensamientos y no de sus impulsos.
Una educación que se basa en esta idea consideramos que es el mejor regalo que les podemos hacer a nuestros hijos.

Mucho más si tenemos en cuenta que una educación con Torá no es algo improvisado o un nuevo enfoque. Sino que es una educación que hace 3000 años que viene dando sus frutos. Igualmente, que nuestros hijos estén de acuerdo con la educación que les damos y que luego quieran educar a sus hijos de la misma forma ya es una decisión que está fuera de nuestro alcance.

Nosotros solamente les podemos transmitir, fundamentalmente con el ejemplo, qué es lo que creemos que está bien y qué no. Nada más. El resto corre por cuenta suya.

3 comentarios:

Daniela Huberman dijo...

Chicos, también yo soy baalat tshuva también y tengo dos aportes para hacerles:
1- que no solo que nuestros hijos elegirán libremente, sino que más libremente comparado con alguien que no tiene torah, ya que de esta forma conocerá también esto, también el mundo religioso de torah, mitzvot y con HaShem en tu vida.
2- Hace poco escuché del Rab. Keleman que la forma en que resultan los hijos es pura brajá. Nosotros, los padres, hacemos nuestro mejor intento, pero finalmente, la verdad es que al igual que en todo, el resultado termina siendo la voluntad de HaShem. De hecho, por eso también sucede mucho que Tzadikim tienen hijos rashaim (lo alenu) y rashaim hijos tzadikim. Esto nos demuestra que no solo también tiene que haber brajá, aparte de la educación, sino que el tema no es un "copy-paste", no es genético.
Así que eso, comparto con ustedes, los padres hacemos nuestro mejor esfuerzo por enseñar lo que consideramos es el mejor camino.

Anónimo dijo...

muy lindo y muy cierto lo que dice daniela!
Si podes escribí más que me hace bien!

Anónimo dijo...

BS´D
MUY LINDO, MUY CLARO, ME ENCANTÓ EL ARTICULO...